martes, 19 de octubre de 2010

Macetas y jardineras

En esta artículo veremos los distintos tipos de macetas y jardineras que hay para terraza, balcón y jardín según el material de que están hechas.

Antes de nada, os ponemos unos breves consejos para tener en cuenta antes de comprar una maceta:


Cuando compres un contenedor hazlo según el tamaño de la planta. Si la planta es grande necesitará una maceta grande y si es pequeña, precisará una maceta de menor tamaño. Esto que parece una obviedad, luego no lo es y se ven plantas de gran porte en recipientes minúsculos o, por ejemplo, cactus en macetas enormes que para ellos es donde tienen más riesgo de pudrirse por agua en exceso.
A esto hay excepciones y existen varias especies que les gusta tener las raíces apretadas: Clivia, Agapanto o Cinta.

El tema de la elección de las macetas también es una cuestión de estética. Hay mucha variedad disponible en el mercado, aquí veremos macetas de distintos materiales.

- Macetas de barro
Pesan bastante y son frágiles.
El problema es que en climas cálidos se secan muy rápidamente porque las paredes son porosas. Para cactus y otras suculentas esto es una ventaja, pero para la mayoría de plantas, no. Además, las heladas fuertes las rompen.

- Macetas y jardineras de plástico o de resina
Pesan poco, son resistentes y económicas.
Hay imitaciones de barro y terracota casi perfectas. Se limpian fácilmente.
Al no ser porosas, son ideales para aquellas plantas que necesitan sustratos constantemente húmedos. En relación a ésto, el drenaje de las macetas debe funcionar perfectamente.
Echa en el fondo de la maceta grava, trozos de cerámica u otro material parecido para evitar que se obstruyan los agujeros de drenaje.
Los inconvenientes del plástico son que se ve muy artificial, poco natural, y que se decoloran si les da el sol.

- Macetas de terracota
Es un material natural y muy estético. Se rompen con facilidad si se golpean y resisten sólo heladas suaves, aunque hay modelos con protección para el frío (son más caras).
Las de calidad son relativamente caras, pero merecen la pena por la nobleza, belleza y por lo bien que combinan con cualquier planta gracias a sus colores ocres.

- Macetones y jardineras de madera
La madera es cálida y decorativa.
Requieren un barniz para impermeabilizarlas y un producto conservante de la madera, si no, se pudren.

- Macetones de piedra u hormigón
Es el material más duradero y señorial.
Son muy pesados para moverlos.
Quedan muy bien en un entorno rústico, en un porche, patio, etc..

- Cubremacetas o cubretiestos de cerámica
Existe una amplísima gama de estos recipientes.
La función básica del cubremacetas es vigilar que no se acumule el agua en la base.
Para no manchar el suelo o mojar el balcón del vecino se usan platos o portamacetas que recogen el agua sobrante del riego. Si pones un plato debajo de la maceta para que recoja el agua sobrante del riego, vacíalo al poco rato (por ejemplo, 30 minutos) ya que el agua estancada pudre las raíces de la planta.


- Hidrojardineras
Son macetones o jardineras que tienen en el fondo un recipiente que se llena de agua. De esta manera, la planta dispone de agua por más tiempo ( 2 ó 3 semanas o más). Son prácticas y cómodas. La pega es que salen caras.

- Otros recipientes
Además de las macetas típicas que se encuentran en el comercio, pueden cumplir la función de tiesto prácticamente cualquier recipiente, es cuestión de echarle imaginación y ser originales: cubos, un bol de porcelana, floreros, cacharros de cocina...
En las tiendas de segunda mano y en los rastrillos encontrarás tiestos baratos y envejecidos.

¿Cómo envejecer macetas?
Si no te gusta el aspecto nuevo y sin pátina que tienen las macetas de la terraza o el jardín, puedes hacer que se carguen aparentemente de años pintándolas con yogur natural y las paredes externas se cubrirán de musgo y algas. Este procedimiento puede servir lo mismo para las macetas de barro que para las de piedra u hormigón. Se hace así:
1. Mojas el exterior de la maceta con agua.
2. Pintas con una mano ligera de yogur, sin dejar capa o grueso. También se puede aplicar una fruta tipo melocotón o algo que se pudra fácilmente.
3. Mantén la maceta a la sombra y húmeda. Éstas son las condiciones que favorecen la aparición del musgo.
4. Mejor hacer el envejecimiento antes de sembrar o poner planta en ella, ya que las condiciones de humedad y sombra, podrían ser perjudiciales para según que plantas e incluso pudrirlas. Con otras no habrá problema.
5. Es preferible hacerlo en invierno, cuando las condiciones son más propicias. Aunque se puede hacer en cualquier época.
6. Tarda un tiempo y hay que tener paciencia. Tardará si hace más calor.

Algunos materiales para macetas y jardineras
















No hay comentarios:

Publicar un comentario