sábado, 30 de octubre de 2010

Iluminación: flexos, focos y apliques

El flexo

Un flexo es una lámpara de mesa, habitualmente asociada al estudio o labor nocturna. El nombre le viene de su mango flexible que permite libertad de movimiento y posicionamientos diferentes, tanto para iluminar partes importantes de escritorio o mesa de trabajo como para evitar deslumbramientos y demás molestias. (En ocasiones la tulipa o mampara que cubre la bombilla suele ser también flexible)
Se han creado infinidad de tipos de flexos de diferentes materiales, formas y colores llegando a formar parte importante de la decoración de estudios y dormitorios de niños y adolescentes. Además, se los ha creado fijos a la mesa por los bordes para ahorrar espacio o no molestar cuando el papel o documento exige libertad de movimiento alrededor del tablero. (Por ejemplo, un arquitecto trabajando en un proyecto)
Las lamparas conocidas como flexo, están inspiradas en el diseño original de Jac Jacobsen de 1936 con el nombre de L-1.
Como anécdota decir que un flexo es la mascota de Pixar la empresa de animación internacional.
















Los focos

Un foco es un elemento óptico destinado a proyectar la luz de una lámpara hacia una región concreta. Principalmente se usan para iluminar instalaciones deportivas, alumbrado ornamental de edificios emblemáticos, publicidad y seguridad. También son elementos esenciales en las artes escénicas como el teatro, el cine, la televisión u otros espectáculos en vivo.
El foco fue inventado por el americano Thomas Alva Edison el 21 de octubre de 1879.
Durante dos años trabajo en su laboratorio buscando un alambre o filamento a través del cual fluyera la electricidad, para insertarlo en un tubo de vidrio que no tuviera aire. Finalmente, con el tubo y un filamento de carbón que provenía de un hilo de algodón, fabrico un bulbo de luz.
A nivel doméstico, el foco se refiere a un punto de luz que enfoca una parte de la habitación. Hay sistemas de focos que constan con más de un punto de luz, así se puede iluminar más de una parte de la habitación a la vez.















Los apliques

Para conseguir una luz puntual, lo mejor son los apliques. Se usan para iluminar cuadros, espejos, iluminar un pasillo sin necesidad de colgar una lámpara, en el cabecero de la cama, etc.
Los hay de distintas formas, tamaños y materiales:


1 comentario:

  1. guaaa!! me encanta el blog, siempre encuentro muy buenos consejos, gracias

    ResponderEliminar