miércoles, 15 de septiembre de 2010

El Estilo Shabby Chic

Empezó como vanguardia hace un poco más de 5 años y ya está instaurado en el mundo del diseño. Femenino, romántico y vintage, el estilo shabby chic llegó para quedarse.

Aunque su nombre encierre una aparente contradicción, el resultado de combinar lo shabby (usado, raído, gastado) con lo chic (elegante, esbelto, hermoso) es pura armonía y un deleite a los ojos. Este estilo acogedor fue creado por la conductora de TV Rachel Ashwell, quien supo definir los factores tan característicos de un estilo que ya es un boom mundial en decoración, ambientación, en prendas, accesorios y hasta en diseño de blogs.

Su éxito radicó en la moda que se impone hoy: el ahorro, la creatividad, el reciclaje y la revalorización de lo antiguo. El secreto de este nuevo estilo es la suma de diversos factores.

Primero, lo vintage. Elementos usados de casas de antigüedades, reciclados a nuevo con diversas técnicas de patinados o de restauración, para lograr una especie de prolijo desgastado. La idea es que conviva lo antiguo con la claridad de lo nuevo.

El segundo factor es la correcta selección de los estilos vintage. Los muebles deben ser de madera y de mimbre, para remitir a lo campestre. Pero debe combinarse con piezas estilo petit appartement francés, como sillas y banquetas retapizadas. También el alegre y elegante art-nouveau, con objetos que tengan detalles hechos con hierro forjado o cristales.
Los colores, las formas y las texturas

El tercer componente, los colores pastel. El protagonista es el color blanco, le siguen el rosa y el verde mentolado. También el celeste, el beige, el manteca y la gama de las paletas ahumadas.

En cuarto lugar, las figuras y formas indiscutidas son las rosas francesas, las arañas antiguas patinadas, los marcos provenzales para cuadros y espejos, los cojines mullidos, los paneles en las paredes, las terminaciones de patas del mobiliario estilo Luis XV, y las alusiones a los dulces, a los macarons y a los cupcakes (pequeños pasteles coloridos) para las habitaciones de las niñas. Otros infaltables son la vajilla de porcelana y las piezas de loza (si la pintura está saltada o cuarteada, mucho mejor).

Por último, las texturas. Telas varias: desde los etéreos tules hasta la pulcritud y frescura del algodón, pasando por algún detalle de terciopelo, de seda, de lana o tafeta ajada. Una clave de estilo es el patchwork o collage de diferentes parches en colores pastel, con estampados de rosas, que terminan conformando una nueva tela. Otra característica es el detalle de bordados a mano o en telar, tanto en lámparas como alfombras.

Sus orígenes y su presente

Se cree que este estilo nació en Gran Bretaña. Las casas de la campiña inglesa estaban muy alejadas de los centros comerciales y sus dueños adoptaban la costumbre de reparar y reciclar lo usado, pintándolo una y otra vez. El resultado de esta costumbre fue un estilo muy particular y casual, con algún rasgo distintivo según el lugar donde se lo ponía en práctica: la campiña inglesa, los Estados Unidos de la Guerra de Secesión, la Provenza francesa o los apartamentos parisinos. Podemos apreciar su estilística en escenografías de películas, como las basadas en las novelas de Jane Austen.

Actualmente, se utiliza este estilo para decorar interiores, principalmente salas de estar, dormitorios y cuartos de baño. Pero también se puede usar en patios y jardines si se reciclan macetas y regaderas pintándolas de color pastel, se plantan muchas rosas y se colocan estratégicamente elementos vintage, como por ejemplo una pajarera de hierro forjado, sillas rústicas pintadas de blanco o una mecedora de mimbre.

Incluso, algunas cadenas de tiendas han contratado a famosos decoradores (tales como Milagros Resta, en Argentina) para que el estilo shabby chic sea su marca identificatoria, emulando a la novela "Mujercitas" o a una pastelería parisina. En cuanto a la creadora oficial de este estilo, Rachel Ashwell, ha fundado su propia casa de decoración en Estados Unidos, con tiendas en Santa Mónica (California) y en Nueva York.
Influencias en la moda

También podemos ver la huella shabby chic en la moda. Una prueba de ello es el retorno del estampado de pequeñas flores (liberty), el furor del rosa apolvado y el estilo vintage adoptados por los diseñadores internacionales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario