miércoles, 29 de septiembre de 2010

El color en el Feng Shui (II)

Las orientaciones, por ejemplo, pueden servir para elegir el color más afín a cada casa, según hacia qué punto cardinal se oriente su fachada. Los cinco elementos se relacionan entre sí de dos maneras: a través de un ciclo constructivo o de un ciclo destructivo. La secuencia constructiva es la de la tabla: Madera-Fuego-Tierra-Metal-Agua-Madera. Puedes tomar esta secuencia, comenzando por cualquier elemento, en grupos de a tres, cuatro o cinco elementos para crear combinaciones de colores armónicas. Lo mejor es que los uses en grupos de tres. Por ejemplo, puedes usar la secuencia Tierra-Metal-Agua que traducida en colores es tostados-blanco-negro, o bien la combinación rojo-tostados-blanco, que representa la secuencia Fuego-Tierra- Metal. La secuencia destructiva también se puede usar porque a pesar de su nombre no es mala, sino que es una forma alternativa de lograr el equilibrio. En esta secuencia, por ejemplo, el Metal precede (corta) a la Madera, es como cuando podamos una planta para que crezca mejor. La secuencia es: Madera-Tierra-Agua-Fuego-Metal-Madera . De nuevo, puedes comenzar por cualquier elemento y elegir combinaciones de tres, cuatro o cinco elementos en secuencia. Por ejemplo, puedes usar verdes-tostados y negro (Madera-Tierra-Agua) o bien ocre-azul-rosa (Tierra-Agua-Fuego). Cualquier combinación de tres elementos en secuencia funcionará bien. En la figura, las secuencias constructivas y destructivas, que se leen en el sentido de las agujas del reloj.

Naturalmente, para lograr que la combinación sea además estéticamente exitosa debes elegir los tonos apropiados y distribuirlos adecuadamente en el ambiente.



El color correspondiente a cada elemento puede ser usado para lograr un cierto equilibrio con el ambiente y sus funciones. Por ejemplo, el tejado de la biblioteca imperial en la Ciudad Prohibida era de color negro, a diferencia de los tejados de las principales construcciones, que eran amarillos simbolizando el poder del emperador. El negro (elemento Agua) venía a controlar al fuego y a proteger los archivos de un potencial incendio. Con el mismo criterio puedes usar los colores en tu casa. Por ejemplo, en una cocina muy activa (con marcada presencia del elemento Fuego) elige de preferencia una gama de colores Tierra-Metal-Agua (es decir, los que le siguen al Fuego en la secuencia constructiva de elementos).
Alternativamente, puedes usar una combinación de ocres con azul, que son los que preceden al Fuego (rojo) en la secuencia destructiva.
En la tabla que hay a continuación encontraréis la forma de asociar los ambientes a los elementos.


Elemento
Color
Forma
Orientación
Ambiente
Madera verde a turquesa rectángulo Este Play room, habitaciones infantiles.
Fuego rojo a rosa triángulo Sur Cocina
Tierra tostados, terracota
naranja, ocre y amarillo.
cuadrado centro Comedor, estar
Metal blanco, gris y metalizados círculo Oeste Estudio
Agua negro y azul oscuro ondulado o sin forma Norte Dormitorios, cuartos de baño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario