jueves, 14 de octubre de 2010

El Feng Shui y el jardín

Los jardines Feng Shui se remontan a miles de años atrás, cuando los agricultores chinos notaron que los cambios en la vida de las personas dependían de cómo estaban situadas sus casas, teniendo como referencia a las fuerzas de la naturaleza; lo que significa que una casa bien ubicada, tendría siempre buena fortuna.

Características de los jardines Feng Shui

El diseño de los jardines Feng Shui es un plan previo basado en el significado intrínseco que conecta al hombre y la naturaleza.
Este plan debe reunir elementos naturales, analizando sus formas, colores, texturas, brillos y aromas, para poder ubicarlos en el lugar más adecuado según el terreno y su orientación.
Los elementos más utilizados son: esculturas, rocas, plantas, elementos con agua y adornos, paredes y macetas.

No importa si un jardín Feng Shui es grande o pequeño, lo realmente significativo es la sensación de paz, tranquilidad y armonía que sentamos estando en él.

Los jardines Feng Shui, se caracterizan también por la sencillez: unas macetas de la misma especie vegetal son mucho más efectivas que un montón de plantas variadas de distintos colores. No se recomiendan los jardines divididos, ni tampoco los que son muy ordenados, lo importante es que el jardín logre reflejar la fuerza vital de la naturaleza, en sí misma.
Las formas asimétricas y circulares, son las ideales para crear jardines. La ausencia de las líneas rectas, provocan un cambio inesperado en el camino que conduce al jardín. Esto conlleva a que se pierdan las dimensiones reales provocando sensaciones de misterio y sorpresa al traspasar por él.

En el caso que haya un ángulo recto en la construcción, es recomendable que se coloque una maceta, un árbol pequeño o bien una estatua.

Son importantes también los cercos, los arbustos de hojas anchas y de color verde oscuro como lo son: el farolillo japonés, el jazmín, la rosa china.
El cerco genera intimidad y protección. Al colocar un cerco a lo largo de un camino que es curvo, conduce al individuo a lugares nuevos, lleno de aromas saludables, el cual le brindará armonía y serenidad.
También es muy útil utilizar pérgolas, pantallas y estructuras que permitan usar plantas trepadoras.
El material más utilizado es el bambú, por su versatilidad a la hora de trabajarlo.

Un elemento fundamental dentro de los jardines Feng Shui es el agua: símbolo de riqueza y vital dentro de la naturaleza.
Por tal motivo, siempre aparece como parte del diseño dentro de los jardines Feng Shui. Lo ideal es que esté en movimiento natural, o de lo contrario mediante una bomba que debe permanecer limpia siempre.
Por lo usual se usan: fuentes, estanques y piletas. Estas deben tener relación de tamaño teniendo en cuenta la casa y el jardín.
Un dato interesante para ser incorporado es la presencia de peces: dorados o plateados; ya que simbolizan monedas valiosas. También una tortuga de agua dulce que significa longevidad y estabilidad.

Los pinos son considerados también símbolos de longevidad, integridad y nobleza.
La satisfacción y la armonía entre mente y cuerpo la brinda el cerezo.
Sin lugar a duda la flor indiscutible en la decoración de los jardines Feng Shui es la peonía, por su fuerza, riqueza y elegancia.
Símbolo de la pureza y la verdad es el loto.
Representativo del hombre fuerte y sabio es el bambú; y los crisantemos son las flores consideradas como promotoras de la vida.
Estas son las plantas más recomendadas para lograr un jardín armonioso.
No se aprueba la poda que priva a las plantas y árboles de sus formas naturales y los fuerza a crecer en línea recta.

Es muy importante, si se tiene, el jardín delantero, ya que éste es quien da la recepción a los habitantes del hogar y por lo tanto a sus visitas también.  Debe ser discreto, atractivo y tiene que marcar la diferencia entre la calle y la casa.
El camino por el cual se ingresa nunca debe ser recto y si hubiese plantas, éstas no pueden bloquear el paso.
Lo más adecuado, es la forma de herradura, hasta que se llegue a la puerta principal / de acceso.

Los jardines Feng Shui están diseñados para ser espacios para pensar, de reposo y que nos permitan alejarnos de la tensión diaria.
Se debe respetar tal y como fuera una obra de arte en un cambio continuo, variando según la naturaleza y sus estaciones.
El percibir el ruido del agua, poder descubrir nuevos caminos entre perfumes y aromas, hace de estos jardines verdaderos paraísos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario