miércoles, 27 de octubre de 2010

Dormitorio infantil: pequeño almacenamiento

La habitación de los niños es un universo en expansión, y el caos de juguetes, ropa, cuadernos, libros… la convierte en una zona delicada.
En un dormitorio infantil, lo más importante para mantenerlo en orden es aplicar sistemas de almacenaje que se adapten al dormitorio que vamos a equipar.
Para eso, hay que tener varias cosas en cuenta a la hora de planificar:
  • Considerar las dimensiones del dormitorio
  • Tener en cuenta la cantidad de niños que conviven en un mismo dormitorio y sus edades
  • Determinar cuánto espacio de almacenaje necesitarás Una vez que tengas en cuenta esas cosas, ahí podrás decidir qué tipo de sistema de almacenaje utilizar en el dormitorio infantil.
Hay sistemas de almacenaje que aprovechan muy bien el espacio, además de guardar todo en perfectas condiciones:

- Estanterías o sistema modular. En el mercado, se venden múltiples componentes para colocar en una estantería modular – estantes, cajones, accesorios – de diferentes medidas y colores para que cada uno cree su propio sistema de almacenaje. Además las estanterías son myu fáciles de colocar y montar (tan sólo hacen falta unos tornillos).

- Mesa de dibujo con cajonera. A los niños les gusta pintar, dibujar, recortar o, simplemente, tener una superficie de trabajo para jugar.
La mesa de dibujo, por ejemplo, permite guardar numerosos juguetes y elementos de dibujo, así como también pueden aplicarse otros cajones plásticos o muebles metálicos para mantener en orden el resto de los juguetes.

- Banqueta multifunción. La banqueta, además de cómoda, tiene en su parte baja gavetas para guardar ropa y juguetes. Como se encuentra a la altura de los pequeños, permite ir educando en el difícil arte de hacer la habitación.

- Nicho de estudio. Cualquier rincón de la habitación se puede reconvertir en una zona de estudios, con dos sencillas repisas (una a guisa de escritorio) forradas de tela a juego para producir una sensación de calidez.

- El rinconcito de la ventana. Una forma de clausurar una ventana para hacerla más segura, es convertirla en un rincón para la reunión con los amigos, con la sencilla inclusión de cojines y una banqueta sobre el alfeizar.

- Libreros esquineros. Aprovecha al máximo el espacio, y usa esta variedad de muebles que se adapta a las esquinas dífíciles. Resulta ideal para las habitaciones compartidas, pues la segmentación del librero permite usar para parte para las cosas de cada niño o niña.

- Un baúl. Se puede poner en cualquier sitio, por ejemplo a los pies de la cama. Puede personalizarse: pintándola, con pegatinas, otros acabados...
En su interior el niño/niña podrá guardar todos sus juguetes y, poco a poco, aprenderá a ordenar su propio cuarto.

- Un arcón. Hay algunas combinaciones infantiles que llevan incorporado en la cama (detrás) un arcón. Es muy útil para guardar mantas, cojines y edredones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario