miércoles, 27 de octubre de 2010

Armarios infantiles: adaptarlos a sus necesidades

Aunque sean pequeños, te sorprenderá toda la ropa que pueden llegar a tener. Además, con lo rápido que crecen, tus hijos necesitarán renovar su vestuario varias veces al año, y su armario deberá adaptarse a las necesidades de cada edad.

Los primeros meses no lo llenarás del todo, pero mejor que elijas un armario de gran capacidad que te permita guardar también la ropa de cama.
Además, podrás aprovecharlo durante muchos años. Un consejo: sitúa cerca del armario una butaca que pueda utilizar como descalzadora o para dejar su ropa preparada.

Aprovecha el armario para crear dos ambientes en el dormitorio.
No siempre tiene que ir adosado a la pared. En este cuarto (foto inferior), el armario se utilizó para independizar la zona de descanso de la de estudio.





















A partir de los 3 - 4 años la ropa de los niños experimenta un gran cambio.
Además de una cómoda para guardar las prendas dobladas, necesitarás un armario ropero para los abrigos, faldas y pantalones, que precisan una zona larga.

¿Tienes poco espacio? La mejor opción es elegir una cómoda con puertas de cristal y cajones.
Así podrás colgar los vestidos y abrigos y guardar la ropa doblada, incluso los zapatos.

Si tienes literas en ángulo, puedes aprovechar el hueco que queda debajo de la alta para colocar una zona de almacén.
Elige un armario bajo, que cuente con barra, cajones y baldas.
 
Los armarios empotrados a veces no son acordes con la decoración de un dormitorio infantil; pero renovarlos es fácil, sólo tienes que pintarlos en un tono claro y vestir sus cuarterones con alegres telas estampadas.
 
Convierte las puertas del armario en un elemento decorativo más.
Forra el interior de los cuarterones de cristal con papel o tela con modelos en colores que entonen con el resto de tapicerías.
 
Las cortinillas ocultan a la vista el interior del armario.
Es una solución muy decorativa para los modelos con cuarterones de cristal. Las telas de cuadros o rayas son siempre una opción acertada pues resultan juveniles y las hay en todos los colores. Elige unos tiradores pequeños y cuelga muñecos de cada uno de ellos.
 
Para darle un toque personal al armario, pega en las puertas motivos que se repitan en la decoración de la habitación.
También puedes colocar algunos de sus personajes preferidos, así convertirás el mueble en una pieza única. 
 
Si te gustan los armarios con cuarterones pero los encuentras anticuados para una habitación infantil, puedes actualizar su diseño prescindiendo de las molduras que los enmarcan.
Escoge cuarterones de madera laqueada en el mismo color que el armario o bien, atrévete a ponerlos en otro diferente y aportarás una nota de color. 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario