domingo, 31 de octubre de 2010

Dormitorios infantiles: zona de estudio


Las habitaciones infantiles deben ir encaminados a la estimulación. Elegir colores vivos es lo mejor en estos casos.
Para distribuir bien la zona de estudio la ventana es la mejor elección, lo que hace que esta tenga una mejor luminosidad, de hecho la mejor para estudiar, la luz natural, aunque por otro lado tiene un punto negativo, y es que nuestros hijos pueden tener problemas de concentración al distraerse con lo que ven a través de la ventana.
La distribución ideal de esa zona debería ser la siguiente: el escritorio debería estar colocado justamente en frente de la ventana, de manera que aprovechara al máximo la luz natural.
A mano se colocarían las estanterías y el corcho, facilitando así la ergonomía de nuestro hijo en el momento de estudio. El corcho se integraría en el lateral de la ventana, pintando los bordes del mismo color de la habitación.
Estanterías deberíamos usar dos, una suspendida, tras el corcho, más lejana para las cosas que no necesite tan habitualmente y otra al lado izquierdo, más cercana para los libros de uso habitual.


Decorar paredes: gotelé

El gotelé es una técnica consistente en esparcir pintura al temple más espesa de lo habitual, de tal manera que durante su aplicación aparezcan gotas o grumos de material que produzcan una superficie final de acabado grumoso. Esta técnica se utiliza por su capacidad para disimular las imperfecciones en las paredes.



Aplicación

El gotelé común se hace con pintura al temple. Opcionalmente, se pueden utilizar pastas densificantes a las que se añade una pequeña proporción de agua (a mayor cantidad de agua, texturas más finas), o bien pinturas a la cola ya preparadas para este fin.
El gotelé se puede aplicar manualmente con una paleta, pero lo habitual es aplicarlo a unos 15-20cm de distancia de la pared con pistolas especiales para gotelé (air-brush), que incorporan un compresor para expulsar el producto, y pueden regular la boquilla para obtener distintos granos o texturas de acabado. También existen máquinas manuales para aplicar gotelé denominadas tirolesas: éstas consisten en unas cajas de chapa con rodillos dentados, que expulsan la pintura accionando manualmente una manivela. Por último, existen rodillos que consiguen efectos de picado similares a los del gotelé, e incluso se pueden utilizar técnicas caseras, como aplicarlo con una escoba. La pintura para gotelé, en función de su rugosidad o tamaño de grumos, puede requerir entre 0,8 kg y 1,5 kg de material por m2. Puede aplicarse en una sola capa, o en dos siguiendo distintas direcciones. El gotelé suele pintarse posteriormente con pinturas plásticas, de mayor durabilidad y más fáciles de lavar, aunque también es posible dejarlo tal cual acabado final. Una tercera opción consiste en colorearlo en masa con tintes añadidos a la mezcla, siempre y cuando el tono buscado no sea excesivamente fuerte. En estos casos, la concentración de tinte no puede ser excesiva (del orden del 5-6%),por lo que los colores resultantes serán suaves o tipo pastel. El tiempo normal de secado al tacto suele rondar entre las 2 y 4 horas.

Eliminación

Aunque el uso del gotelé está disminuyendo — en parte gracias a la popularización de la tabiquería de cartón yeso, conocida vulgarmente como "pladur"—, esta técnica sigue siendo el acabado de referencia entre las empresas promotoras, ya que la función del gotelé es la de disimular los defectos de ejecución de los paramentos. Un gotelé más grueso suele ser indicativo de calidades de construcción inferiores.

Para eliminar el acabado grumoso del gotelé sin necesidad de retirar físicamente el material, existen pastas específicas que cubren la textura inicial. Sin embargo, el proceso es largo (exige varias manos de aplicación del producto) y sólo es efectivo en gotelés de grano medio o fino. Esta solución, no obstante, puede ser la más adecuada si el soporte de la pintura es cartón-yeso, pues retirar el gotelé en este tipo de soportes conlleva la destrucción de la lámina de cartón del propio material. Si la pared es de ladrillo y está pintada con pintura al temple, se puede rascar con una espátula previo humedecido del soporte. Si la pintura es plástica, el proceso de rascado es más laborioso. En este caso, una buena opción que no daña las paredes es utilizar un decapante para pintura plástica y revestimientos.
Hay que tener presente que la eliminación del gotelé, además de las marcas originadas por el raspado, frecuentemente desenmascara defectos de ejecución originales de la pared, por lo que antes de pintar nuevamente, probablemente será necesario repasar la superficie con pastas reparadoras.

En paredes con grandes aguas o abombamientos, es conveniente plantearse como opción al raspado el revestir directamente la pared con una placa de cartón-yeso para conseguir una superficie lisa y plana. Este procecimiento resulta más caro, y tiene la desventaja de disminuir el espacio en un par de centímetros, pero también mejora considerablemente la insonorización de la pared, por lo que en no pocos casos puede constituir una opción más interesante.


Decorar paredes con pegatinas efecto pizarra

Existen unas pegatinas efecto pizarra que podemos pegar en cualquier parte de la casa.
Estas pegatinas son de vinilo y van troqueladas de manera que después de quitar la máscara, con el adhesivo pegado en la superficie elegida, queda solamente el dibujo con el fondo transparente.

Aquí veremos algunos modelos:

(www.teleadhesivo.com)

Decorar paredes con vinilos (II)

- Ornamental.




















- Cocina.




















- Percheros 3D.




















- Animales.




















- Arte Óptico.

Decorar paredes con vinilos (I)

En los últimos años se ha puesto de moda decorar las paredes con vinilos.
Los vinilos son adhesivos que te permiten transformar un espacio en pocos minutos, creando ambientes originales, divertidos y sofisticados.
Es una nueva alternativa para personalizar cualquier lugar, y si deseas colocarlos sobre otras superficies, puedes pegarlos sobre tus ventanas, muebles, espejos, techo o suelo.
Sólo necesitas despegar el adhesivo y colocarlo donde quieras. Así de fácil, y cuando te aburres del diseño escogido podrás retirarlo cuando quieras, pues
son movibles.
En el mercado hay muchos vinilos, a continuación los clasificaremos por categorías:

- Navidad.





















- Floral.





















- Infantil.





















www.myvinilo.com

Iluminación: fluorescentes y LEDs.

Los fluorescentes

La luminaria fluorescente, también denominada tubo fluorescente, es una luminaria que cuenta con una lámpara de vapor de mercurio a baja presión y que es utilizada normalmente para la iluminación doméstica e industrial. Su gran ventaja frente a otro tipo de lámparas, como las incandescentes, es su eficiencia energética.
Está formada por un tubo o bulbo fino de vidrio revestido interiormente con diversas sustancias químicas compuestas llamadas fósforos, aunque generalmente no contienen el elemento químico fósforo y no deben confundirse con él. Esos compuestos químicos emiten luz visible al recibir una radiación ultravioleta. El tubo contiene además una pequeña cantidad de vapor de mercurio y un gas inerte, habitualmente argón o neón, a una presión más baja que la presión atmosférica. En cada extremo del tubo se encuentra un filamento hecho de tungsteno, que al calentarse al rojo contribuye a la ionización de los gases.



















Los LEDs

Un led o diodo emisor de luz es un dispositivo semiconductor (diodo) que emite luz incoherente de espectro reducido cuando se polariza de forma directa la unión PN del mismo y circula por él una corriente eléctrica. Este fenómeno es una forma de electroluminiscencia. El color, depende del material semiconductor empleado en la construcción del diodo y puede variar desde el ultravioleta, pasando por el visible, hasta el infrarrojo. Los diodos emisores de luz que emiten luz ultravioleta también reciben el nombre de led y los que emiten luz infrarroja se llaman IRED.
El nombre español proviene del acrónimo inglés LED (Light-Emitting Diode: ‘diodo emisor de luz’).
Con LEDs pueden iluminarse elementos del hogar como bañeras y grifos.

Iluminación infantil

En cuanto a la iluminación infantil, hay muchas opciones que podemos elegir.

Para las lámparas de techo, hay modelos que representan un animal, una figura (payaso, princesa, ...) o una planta y a los niños les gusta. Además su luz es más suave, por lo que hace más cálida esa habitación.
Hay algunas que tienen la pantalla decorada igual que la ropa de cama y cortinas. Otras son de plástico blanco y son más grandes de lo habitual, normalmente representan a animales.





















Con las lámparas de mesa se sigue el mismo diseño que con las de techo: las más comunes son las que representan a algún animal, planta o figura o las que conjuntan con la ropa de cama y cortinas.
También hay lámparas de reciente fabricación que optan por hacerlas más divertidas: tuerzan el cuerpo de la lámpara, añaden luz a un peluche, o pegan una figurita al pie de la lámpara.
















Las lámparas de pie no son muy comunes en la decoración infantil. Desde hace unos años han salido modelos muy divertidos y a la vez seguros para iluminar la habitación de nuestros pequeños o, simplemente, para crear un ambiente más íntimo y cálido.




















En cuanto a los apliques, son mucho más utilizados. Al ser más accesibles los propios niños pueden encenderlos y apagarlos. En habitaciones de tamaño reducido se usan mucho, ya que encima de la mesita de noche pueden colgarse de manera que no ocupen espacio y dejarla libre para otras cosas.

sábado, 30 de octubre de 2010

Iluminación: flexos, focos y apliques

El flexo

Un flexo es una lámpara de mesa, habitualmente asociada al estudio o labor nocturna. El nombre le viene de su mango flexible que permite libertad de movimiento y posicionamientos diferentes, tanto para iluminar partes importantes de escritorio o mesa de trabajo como para evitar deslumbramientos y demás molestias. (En ocasiones la tulipa o mampara que cubre la bombilla suele ser también flexible)
Se han creado infinidad de tipos de flexos de diferentes materiales, formas y colores llegando a formar parte importante de la decoración de estudios y dormitorios de niños y adolescentes. Además, se los ha creado fijos a la mesa por los bordes para ahorrar espacio o no molestar cuando el papel o documento exige libertad de movimiento alrededor del tablero. (Por ejemplo, un arquitecto trabajando en un proyecto)
Las lamparas conocidas como flexo, están inspiradas en el diseño original de Jac Jacobsen de 1936 con el nombre de L-1.
Como anécdota decir que un flexo es la mascota de Pixar la empresa de animación internacional.
















Los focos

Un foco es un elemento óptico destinado a proyectar la luz de una lámpara hacia una región concreta. Principalmente se usan para iluminar instalaciones deportivas, alumbrado ornamental de edificios emblemáticos, publicidad y seguridad. También son elementos esenciales en las artes escénicas como el teatro, el cine, la televisión u otros espectáculos en vivo.
El foco fue inventado por el americano Thomas Alva Edison el 21 de octubre de 1879.
Durante dos años trabajo en su laboratorio buscando un alambre o filamento a través del cual fluyera la electricidad, para insertarlo en un tubo de vidrio que no tuviera aire. Finalmente, con el tubo y un filamento de carbón que provenía de un hilo de algodón, fabrico un bulbo de luz.
A nivel doméstico, el foco se refiere a un punto de luz que enfoca una parte de la habitación. Hay sistemas de focos que constan con más de un punto de luz, así se puede iluminar más de una parte de la habitación a la vez.















Los apliques

Para conseguir una luz puntual, lo mejor son los apliques. Se usan para iluminar cuadros, espejos, iluminar un pasillo sin necesidad de colgar una lámpara, en el cabecero de la cama, etc.
Los hay de distintas formas, tamaños y materiales: