jueves, 16 de septiembre de 2010

El Estilo Inglés


La decoración en estilo inglés se caracteriza por la opulencia y sobriedad. La caoba y el cuero, son los materiales predilectos de este estilo. Esta madera, proveniente de las colonias, es sinónimo de distinción y de una forma de vida pasada.
Acompañan esta decoración, paredes cubiertas con cuadros de marcos labrados, tapices, alfombras y gobelinos. En las paredes se emplean colores oscuros, papeles pintados y cubiertas de madera.

Las características del estilo inglés:

El mobiliario está representado por las butacas Chester y sofás, los cuales tienen respaldos muy bajos y brazos curvos. Las butacas son amplios asientos de cuero con tachas decorativas.
La iluminación se realiza a través de candelabros de bases altas, en peltre, y otros materiales. O mediante lámparas de araña en cristal, provenientes de tiendas de antigüedades.
La chimenea es un elemento tradicional del estilo inglés. En general es de forma cuadrada y posee dos columnas a los lados.
También son tradicionales de este estilo, las bibliotecas, escritorios, mesas auxiliares, sillas. Todo en madera de caoba, de líneas elegantes.
Los colores dominantes del estilo inglés son el marrón, el gris, el blando, el verde oliva.
Como objetos ornamentales, podemos incluir globos terráqueos, portalápices con plumas y accesorios; tableros de ajedrez.
Los ambientes presentan espacios claramente marcados, por ejemplo entre el comedor y el salón, sin emplear barreras arquitectónicas.
Este estilo se caracteriza por el confort y el refinamiento. El mobiliario combina la marquetería con los laqueados y los bronces.
Las telas de tapicería más empleadas son el terciopelo, el algodón de diseños simples (como escenas pastoriles, pájaros y flores muy coloridos).
Este estilo está dominado por la simetría, el cual se evidencia desde el exterior en las construcciones en estilo inglés, donde encontramos fachadas completamente simétricas, con ventanas iguales.



No hay comentarios:

Publicar un comentario